Conceptos Cabalísticos 6

Published by

Posted on marzo 10, 2016

BH

Print

 


LA DIVISION DE LAS SEFIROT

Hasta ahora explicamos el proceso de creación de los entes existentes en términos de las sefirot Keter, Jojma y Bina. Dijimos que estas sefirot representan el plano conceptual, de pensamiento y planificación, y que conforman un nivel más elevado en comparación con el nivel de la acción.

Recordemos que no estamos hablando de una acción física o material. El objetivo de la acción de las sefirot es sentar las raíces espirituales de la realidad. Es decir, cuando un hombre quiere, planea o hace algo todo eso tiene su raíz en el pensamiento de la creación. Estas tres sefirot proporcionan la raíz conceptual que aparece en el hombre, al tiempo que las demás sefirot otorgan las raíces que permiten continuar con el proceso.

Jesed, gevura y tiferet- netzaj, hod y iesod:Las sefirot de la construcción, y maljut: receptora universal

 Las sefirot de Keter, jojma y bina son conocidas como las tres primarias, por ser las primeras y por ser las de mayor nivel. Las demás sefirot se denominan las siete inferiores.En principio vamos a referirnos a estos dos grupos. De acuerdo con esta división, las tres primeras sefirot se ocupan del estadio del pensamiento y las siete inferiores de la realización. En otras palabras, las tres primeras brindan las raíces del pensamiento y la planificación, y las siete inferiores las raíces de la acción.

Para visualizarlo mejor tomemos el ejemplo de un hombre que desea construir una casa. Dicha voluntad incluye desde un comienzo todos los pasos que se llevaran a cabo en la construcción hasta sus últimos detalles. Como la sefira de Keter representa el aspecto de la voluntad, todas las sefirot están incluidas en ella. Luego de la voluntad de construir la casa, es necesario el arquitecto para que planifique y haga el diagrama general de la misma, con sus respectivos pisos, secciones, dormitorios, etc. Esta es la dimensión de la sefira de jojma. Para continuar es necesario un ingeniero, que debe llevar a la práctica lo descrito en el plano general del arquitecto. El ingeniero programa el tipo de materiales que habrá de utilizar y sus cantidades. Esta es la dimensión de la sefira de bina. El ingeniero decide también si es posible implementarla idea del arquitecto, y ya que las ideas son ilimitadas, muchas veces es imposible ponerlas en práctica en su totalidad. Por eso el ingeniero fija los límites de las ideas generales del arquitecto. Esta es en realidad la función de la sefira de bina.

El próximo paso es el de la realización. En el ejemplo anterior, los obreros y los distintos especialistas representan las seis sefirot de jesed, gevura, tiferet, netzaj, hod y iesod, que son llamadas sefirot de la <construcción>, o sea, de la realización.

Quien entra a una casa, vive y hace uso de ella, está reflejando el nivel de la sefira de maljut, quien recibe todo lo que tiene de las otras nueve sefirot, y quien, por si misma, nada posee.

La sefira de daat (conocimiento), sobre la que hablaremos más adelante, funciona como el contratista que imparte instrucciones a los obreros para que lleven a cabo lo estipulado por el ingeniero y el arquitecto. Este contratista es el eje de unión que liga al arquitecto y el ingeniero, por un lado, con los obreros, por el otro. En términos cabalísticos, la sefira de daat conecta a las sefirot de Keter, jojma y bina por un lado, con jesed, gevura, tiferet, netzaj, hod y iesod por el otro.

La sefira de maljut no es activa ni en la planificación ni en la realización. Ella solo recibe, y no posee nada por sí misma. A la sefira de maljut se la compara con la luna: así como esta recibe su luz del sol, la sefira de maljut recibe su poder espiritual de las demás sefirot.

La sefira de maljut conforma la raíz espiritual de todas las criaturas, actuando como conductora y receptora de todo lo que les llega.

Es decir las raíces espirituales que otorgan existencia y mantienen todas las partes de la realidad, comienzan en la voluntad –Keter- y desde ahí se desprenden gradualmente a través de las sefirot, de acuerdo a un orden establecido, hasta llegar a la sefirot de maljut. La función de la sefira de maljut es traspasar a las criaturas toda la abundancia que llega a ella desde los niveles superiores. Cuanto más recibe el maljut, mas abundancia recibirán las criaturas.

EL ORDEN DE LAS SEFIROT

A continuación veremos que para comprender las funciones de las sefirot debemos dividirlas en categorías adicionales y en diversos grupos. Esto nos servirá para aprender otra perspectiva anexa a todo lo que se refiere a la esencia de las sefirot.

Para facilitar su comprensión, he aquí esquema de las sefirot:

Sefirot

La división sobre la que vamos a referirnos se basa en tres líneas:

-La línea derecha, que abarca las sefirot de jojma, jesed y netzaj.

-La línea izquierda, que comprende las sefirot de bina, gevura y hod.

-La línea media, que incluye a daat, tiferet y iesod.

La línea derecha se denomina la línea de la bondad, la izquierda es llamada la línea del juicio y la central lleva el nombre de línea de la misericordia.

Las sefirot de jesed, gevura, tiferet y netzaj, hod, iesod

Como mencionamos anteriormente, lo que caracteriza a la sefira de jojma es su tendencia a expandirse y a influir en los demás de forma ilimitada. Frente a esto, lo que caracteriza a la sefira de bina es su tendencia a restringir y limitar. La sefira de daat, situada entre ambas, se caracteriza por su tendencia a resolver <el enfrentamiento> y a integrar y conciliar entre ambas.

Las sefirot de la línea derecha se desprenden de la sefira de jojma y llevan sus características. La sefira de jesed comprende en si la calidad y la esencia de la sefira de joma, que es la entrega a los demás de forma ilimitada, aunque en una proporción inferior a la de jojma. La sefira de netzaj porta iguales características, pero en grado inferior, que la sefira de jesed.

Estas tres sefirot (jojma, jesed, netzaj) componen la línea derecha que es la línea de la entrega, de la bondad. La sefira de jojma constituye la raíz de la línea derecha.

Las sefirot de la línea izquierda se desprenden de la sefira de bina y portan sus cualidades. La sefira de gevura se caracteriza por su restricción y limitación, pero lo hace en un nivel inferior y de menor magnitud que la sefira de bina. Lo mismo acontece con la sefira de hod.

En el lenguaje cabalístico la limitación y la restricción son denominadas din (juicio), y por eso las sefirot de la línea izquierda se caracterizan por limitar la bondad. Por eso el concepto de <izquierda> hace referencia al juicio y, en contraposición, el concepto de <derecha> caracteriza a la bondad. Debido a que la sefira de bina es la raíz de las sefirot de la línea izquierda, encontramos que el juicio se despierta en la bina, y aunque la sefira de bina, en realidad, pertenece a las tres primeras sefirot (que debido a su altísimo nivel, se consideran la bondad y entrega absolutas), sin embargo se la considera la raíz del juicio.

La alinea media comprende la sefira de daat (que media entre jojma y bina) la sefira de tiferet (que media entre jesed y gevura), y la sefira de iesod (que media entre netzaj y hod).

Según esta división distinguimos entre la línea derecha, que es toda bondad y entrega a los demás; la línea izquierda, que es mera limitación y restricción de la bondad; y la línea media, que es la que al fin decide y sentencia entre la línea derecha y la izquierda.

Estas tres líneas conforman las tres categorías del poder directriz de bondad, juicio y misericordia.

logo1

ADD A COMMENT