Conceptos Cabalísticos 11

Published by

Posted on marzo 11, 2016

BH

Print

 


Tras haber expuesto una idea general de los temas principales sobre los que trata la Cábala, su lenguaje y las sefirot, apuntaremos ahora a la pregunta fundamental: ¿Con qué objetivo fue creado el mundo?

¿Para qué creó El Eterno el mundo tal como es?

El objetivo de la creación es beneficiar a los seres creados

El Creador es el bien absoluto, y como quiso beneficiar a los demás, creó un sistema completo de seres para que lo reciban. Si este bien es recibido a modo de caridad, no será perfecto. Por eso El Creador estableció un sistema de castigo y recompensa basado en la libre elección, para que el hombre pudiese hacerse acreedor de dicho beneficio. Por eso El Creador estableció un mundo incompleto y un hombre imperfecto. Al hombre se le brindó la opción de servir a su Creador a través del cumplimiento de los preceptos de la Torá, para mejorar y completar sus falencias. La humanidad, entonces, se perfecciona a sí misma por medio del servicio al Creador, y cuando todos se corrijan, se producirá la anhelada perfección y corrección del mundo. Al respecto se enseña que el objetivo último es «… perfeccionar al mundo bajo el reinado divino».

El Eterno creó al mundo con un fin: hacer el bien. Esto se efectuó cuando creó seres vivos para beneficiarlos. El gran beneficio es que al fin y al cabo del proceso en que se efectúa la buena voluntad, el alma, se eleva a un lugar más elevado de donde se hallaba antes de descender a este mundo


EL CONCEPTO DE CONTRACCIÓN -TZIMTZUM

Una de las preguntas que todo lector debería formular es la siguiente: siendo El Creador la perfección absoluta, ¿cómo puede algo imperfecto e inacabado, como el hombre y el mundo, salir de Él?

Para sobreponernos a esta dificultad debemos explicar el concepto de la contracción, el «tzimtzum». El secreto del tzimtzum es uno de los pilares fundamentales de la Cábala, y la base sobre la cual ésta se asienta.

La connotación más simple del tzimtzum refiere al momento en que El Creador contrajo Su perfección y a partir de esto se creó una realidad imperfecta. Antes del tzimtzum El Creador llenaba todo de perfección, sin restar espacio para ninguna otra realidad. El tzimtzum posibilitó la creación de una nueva realidad, una realidad de voluntad limitada a partir de la determinación de un objetivo y un propósito.

En tanto el Infinito llenaba todo, no había lugar para otros mundos.

Mas el tzimtzum desplazó este Infinito, le puso límites y creó como un espacio vacío en el cual se conformó una realidad limitada, con un fin determinado. Es decir, fue en esta instancia que emanó El Creador los mundos limitados e imperfectos.

Esto nos ayuda a comprender cómo El Eterno reveló Su luz y voluntad a un hombre imperfecto, en un mundo incompleto. Esto lo efectuó El Creador al contraer Su verdadera capacidad.

Expusimos más arriba las diferencia entre el origen de la luz y la iluminación. El tzimtzum ocurrió en la iluminación, pero la Fuente de la luz permaneció invariable.

tzimtzum

Consecuencias del tzimtzum: realidad imperfecta, el bien y el mal

Hasta el momento de producirse el tzimtzum reinó la perfección. Y nos referimos a una perfección absoluta, totalmente imposible de aprehender por la mente humana, donde el mal no existe y sólo reina el bien. En una realidad con estas características no cabe hablar de elección entre el bien y el mal. El resultado del tzimtzum es la existencia del bien y el mal. El tzimtzum es la raíz de la realidad imperfecta y del ocultamiento del bien. Sólo cuando existe una realidad carente de perfección se puede plantear la elección entre el bien y el mal.

Además aprendemos que la Luz Infinita del Ein sof se contrajo, mas no desapareció sino que se dispersó y retornó a su fuente.

Además, es importante enfatizar que la esencia del Ein sof circunda al espacio en forma equidistante. Por último, debemos tener siempre presente que, aún después del tzimtzum, quedó una cierta presencia del Ein sof en el espacio creado.


El tzimtzum como transición de la voluntad simple a la voluntad limitada

El tzimtzum es la base de toda la realidad, porque es el que marca la transición de la voluntad simple a la voluntad limitada. El Creador provocó el tzimtzum, el cual es una muestra extraordinaria de Su poder. Éste fue hecho con el propósito de crear una realidad limita-da, y sólo después del tzimtzum hubo lugar para crear mundos limitados. La realidad de la limitación estaba oculta y contenida en la esencia del Ein sof, y se convirtió de potencia en acto cuando El Creador decidió emanar los mundos.

logo1

ADD A COMMENT