“Todo Israel tiene parte en el mundo venidero”

Published by

Posted on mayo 03, 2017

BH

israel


“Todo Israel tiene parte en el mundo venidero. Pues fue dicho: ¨Y Tu pueblo son todos justos y heredarán eternamente la Tierra; son rama de Mi cultivo y obra de Mis manos, del cual ha de glorificarse”

Ishaiahu 60:21

Sanhedrín, Cap. 10: Mishná 1

Esta mishná, no es parte de “Pirkey Avot”, pero es dada como introducción a cada capítulo de este tratado.

Todo Israel tiene parte en el Mundo Venidero (Olam Habá)

El término Israel se refiere a todo hijo de nuestro pueblo, que no se divorció de la nación hebrea y de su destino espiritual.

La porción que obtendrá será acorde a sus méritos y logros en este mundo.

Rabí Meir HaCohen de Radin, el Jafetz Jaím en su comentario sobre el tratado, dice que el vocablo “Jelek” (parte), significa también “parcela”… una parcela de tierra.

Una parcela de tierra virgen, debe ser cultivada, arada y sembrada. Al no hacerlo, quedará desierta y se cubrirá de espinas y esconderá insectos y reptiles, que harán daño a su dueño.

Para que nuestra parcela espiritual de sus frutos, debemos prestarle mucha atención, abonarla, y desarrollarla; y como prueba, la Mishná trae el versículo: “Y tu pueblo son todos justos y heredarán la Tierra” Con la condición de que cuiden “la rama de mi cultivo” que van a heredar, hasta que pueda proclamar ante todos “del cual Ha de glorificarse”.

Rabí Itzjak Arama, autor de “Akedat Itzjak”, comentario de la Torah, se sorprende por lo que parece ser una injusticia, cuando aseveran los sabios que “Todo Israel tiene parte en el Mundo Venidero”, porque, si los sabios opinan que tanto justos como malvados, sin excepción, tienen parte en el Mundo Venidero -entonces todos son iguales, y esta es una realidad imposible para HaShem, porque estña escrito: “HaShem es probo y sin injusticia, justo y recto es Él”(Debarim 32:4).

Si los sabios opinan que a todo aquel que se llama “Israel” se le asegura que será un justo varón y por eso tiene parte en el Mundo Venidero, también esto es imposible, porque la realidad nos prueba, que hay muchos hebreos que son agnósticos, y la fuente talmúdica arriba citada, agrega, que no tiene parte en el Mundo Venidero.

El autor de Akedat Itzjak, nos explica, que la intención de nuestros sabios, es decirnos que todo aquel, que es considerado Tzadik (Justo), es considerado Israel. Cada miembro de nuestro pueblo está comprometido a conducirse según la Torah y sus preceptos, y si es así entonces será considerado un “Tzadik”, justo varón.

Y ahora está claro que “todo lo que es parte del Mundo Venidero, es considerado Israel, no solamente de nombre, sino “en esencia”(Shaar Shishim).

Cuando dice “Todo Israel”, no excluye a los piadosos y rectos de los pueblos del mundo.

Rabí Moshé Ben Maimón, falla diciendo que aquel que cumple los siete preceptos de Noaj, porque los ordenó El Santo, Bendito Sea, en la Torah, por medio de Moshé, nuestro maestro, es considerado uno de los piadosos de las naciones del mundo, y amerita una porción en el mundo venidero (Leyes de Teshuvá 3:5).

Le preguntaron al Jafetz Jaím. ¿Por qué hacemos lo imposible para que la gente estudie Torah?

Si los sabios nos “prometen” que todo Israel tiene parte en el Mundo Venidero.

Les contaré algo que sucedió, respondió el Rabí: 

En la ciudad de Kiev, había un hombre muy rico y famoso, su nombre era Israel Brodsky, tenía muchas fábricas, y una gran cantidad de obreros, contadores y ejecutivos. Cada uno de ellos recibió su sueldo según su jerarquía.

Este hombre, era muy dadivoso y caritativo y su mano estaba abierta para todos. Distintas instituciones recibían su ayuda, como también las familias venidas a menos, en particular ayudaba a sus parientes pobres, a los cuales les daba una suma mensual.

Todo esto estaba escrito en sus libros y como costumbre visitaba sus fábricas de tiempo en tiempo.

Una vez, llegó de visita a una de sus fábricas, en compañía de los altos ejecutivos de su empresa. Le presentaron a los encargados de los distintos departamentos, a quienes saludó, preguntándoles sobre el cargo que ocupaban; el salario que recibían y otros similares. 

De esa manera pasaron ante él, los distintos directores y los cientos de obreros de aquella fábrica.

Entre ellos se acercó una persona, el potentado lo saludo como a todos y le hizo las mismas preguntas que a los anteriores.

Le contestó en el idioma ruso:

Yo recibo un salario -quiso decir que era uno de sus parientes que recibía su salario mensual, sin hacer nada.

Toda la gente se rió a carcajadas.

¡Ésta, dijo el Jefetz Jaím es la respuesta a vuestra pregunta, cierto que todo Israel tiene una parte en el Mundo venidero, pero hay algunos que reciben su sueldo sin hacer nada y esto haz de entenderlo!.

Comentrio del Jafetz Jaím, sobre Pirkey Avot.

.

Rabí Iona Blickstein – Pirkey Avot, Prologo

.

logo1

ADD A COMMENT